Hacer pompones de lana

Conoce los pasos a seguir para hacer pompones de lana, que luego podrás usar para decorar o realizar diversas manualidades.

Los pompones de lana son elementos tiernos y simpáticos, que sirven para crear una gran variedad de manualidades, desde accesorios de invierno hasta móviles colgantes. Hacerlos es sumamente fácil, y es una preciosa forma de aprovechar los restos de lana que no se han usado o de reciclar la lana de un tejido viejo.

Para hacer los pompones de lana, vamos a necesitar:

Lanas de colores
Dos círculos de cartulina
Compás
Tijera

Cómo se hace:

hacer-pompones-de-lana

  1. Sobre la cartulina, trazar dos círculos con el compás, del tamaño del futuro pompón. Dentro de cada uno, hacer un círculo más pequeño. Recortar los círculos de manera que queden dos anillos como muestra la imagen.
  2. Disponer los círculos uno encima del otro, como si fueran uno. Empezar a enrollar la lana alrededor del anillo, hasta completar su superficie. Para que resulte más cómodo, es mejor utilizar trozos de lana no demasiado largos. Cuando se termina, enrollamos otro.  Dar varias vueltas de lana hasta que quede bien grueso.
  3. Cortar la lana por el centro del anillo, colocando la tijera entre los dos círculos de cartulina.
  4. Atar una hebra de la misma lana en el centro, entre los dos círculos. Si el pompón es para colgar, utiliza un trozo de lana largo.
  5. Quitar el círculo, rompiéndolo.
  6. Armar la bola de lana, y recortar las hebras que hayan quedado desparejas. Ya teneos un bonito pompón para decorar o hacer las manualidades que se nos ocurran.

 

Coche de juguete con una caja de cartón

Coche de juguete con una caja de cartón, una divertida manualidad que demuestra que no es necesario gastar dinero para tener los juegos más bonitos.

No hay que gastar dinero para tener un llamativo auto de carreras y jugar a ser conductores de Fórmula 1. Con una caja de cartón grande y una pizca de imaginación, se puede crear un juguete artesanal para pasar las tardes haciendo carreras de autos.

Este bonito coche de juguete es una manualidad muy divertida de realizar, además de ayudar a reciclar materiales que probablemente irían a parar al cubo de la basura. Padres y chicos podrán cooperar para fabricar este original coche de cartón. Montaremos un taller mecánico en casa, solo que en vez de tuercas y tornillos usaremos pinturas, marcadores y tijeras.

Materiales:

Caja de cartón grande (de televisor, computadora o lavarropa)
Marcadores
Pinturas y pinceles
Siete ganchos mariposa o broches self
Cuatros platos de telgopor
Tijera
Trincheta
Elástico grueso

Cómo se hace:

Quitar las tapas de la caja con la ayuda de la tijera. Dar vuelta la caja. Con la trincheta, cortar un rectángulo en la cara superior de la caja. Por allí el niño pasará la cabeza para “ingresar” al coche.

Hacer el volante, cortando un círculo de cartón (puede usarse el de las tapas) y pintándolo. Hacer un agujerito en el centro del volante y otro cerca de la abertura de la caja. Colocar el volante con un gancho mariposa, de manera que podrá girar como si se hicieran maniobras de verdad.

Pintar los cuatros platos, que serán las ruedas de nuestro automóvil. Pegarlos con ganchos mariposa en la parte inferior de la caja. También pueden utilizarse círculos de cartón pintados.

Con los marcadores, dibujar las puertas, faros, luces traseras y todos los detalles que den vida al auto: banderines, números, paragolpes…

Ahora, a pintar: elige los colores que prefieras para la chapa del coche, y pinta los detalles que has delineado con los marcadores.

Cuando la pintura esté seca, colocar con ganchos mariposa los dos elásticos en la abertura del coche, para calzarlo en los hombros del niño.

Pasos para hacer papel maché

Con papel de periódico, cola vinílica y agua podrás elaborar en casa el papel maché, con el que modelar una enorme cantidad

Hacer manualidades es la manera más creativa de reciclar los materiales usados. Entre las numerosas formas de reciclar papeles viejos, la técnica del papel maché es una de las más utilizadas, ya que es muy fácil de realizar y permite crear bonitos adornos y accesorios.

El papel maché es conocido desde hace varios siglos, originario de Persia, China e India. En la actualidad, esta pasta se sigue usando para modelar todo tipo de figuras. Los niños disfrutarán elaborando el papel maché y, sobre todo, realizando divertidas figuras que pueden pintarse para un colorido terminado.

Para fabricar el papel maché, necesitamos:

Papel de periódico

Cola vinílica

Agua

 

Cómo se hace el papel maché:

La elaboración de esta pasta de papel es muy sencilla. Niños desde los 8 años ya la pueden realizar, siempre con la supervisión de un adulto.

Paso 1. Corta tiras de papel con la mano. Es importante no cortarlas con tijera, ya que los bordes rasgados permiten una mayor absorción.

Paso 2. Prepara una mezcla de cola vinílica y agua caliente, hasta que quede una pasta lisa y cremosa.

Paso 3. Sumerge las tiras de papel hasta que se impregnen bien.

Paso 4. Escurre la pasta de papel y moldéala. Cuando quede una masa homogénea, podrás darle la forma que quieras.

Paso 5. Cuando la figura de papel maché esté bien seca píntala y pasa una capa fina de laca, para proteger el material y darle mucho brillo.

 

Princesas para colorear

Te damos dibujos para colorear con las princesas más famosas de Disney.

 

Las Princesas de Disney son los personajes preferidos de las más pequeñas. Las niñas que estén aprendiendo a pintar, disfrutarán dándole vida a estas adorables Princesas. Aquí te traemos dibujos para colorear de todas las Princesas: Ariel, Blancanieves, Aurora, Bella, Cenicienta y Jazmín.

Imprime estos dibujos en el tamaño que desees. Ya puedes comenzar a pintar con los materiales que te gusten: lápices, marcadores, crayolas, acuarelas… Una vez que hayas terminado, puedes pegar el dibujo sobre cartón y recortar la silueta, para jugar con las Princesas como si fueran muñecas.

 


 

Piedras numéricas

Con un poco de pintura podrás realizar estas coloridas piedras numéricas, para aprender las sumas y restas de la manera más entretenida.

Jugar es la forma más divertida de aprender, y sin dudas una de las más eficaces. ¿Qué te parece practicar las sumas y restas con estas simpáticas piedras pintadas? No solo te vas a entretener haciendo una linda manualidad con materiales que encontramos en el jardín, sino que también aprenderás a dominar los números.

Para estas piedras numéricas, vamos a necesitar:

23 piedras lisas y aplanadas, de tamaño mediano
Pinturas acrílicas de colores
Pincel
Marcador indeleble negro

Procedimiento:

1.    Lavamos las piedras y las dejamos secar bien, hasta que se haya ido toda la humedad.
2.    Pinta las piedras de un lado con los colores que prefieras. Deja secar y píntalas del otro lado.
3.    Cuando la pintura esté bien seca, escribimos en cada piedra un número o signo con marcador indeleble. Realizamos dos series de números del 0 al 9, y en las tres piedras restantes (preferiblemente de un color distintivo) escribimos los signos de más, menos e igual. Si estás más avanzado, puedes agregar signo de multiplicación y división.
4.    Ya podemos guardar nuestras coloridas piedras numéricas en una caja o bolsita, para que ninguna se pierda. Así las tendrás siempre listas para jugar y ejercitar a la hora que quieras.

Variantes: Las piedras pintadas son una excelente manualidad para todo tipo de juegos didácticos. En vez de números, puedes pintar letras o sílabas para formar palabras. En el caso de los niños más pequeños, las piedras pintadas sin inscripciones son un fantástico juego para aprender los colores. También puede optarse por pintar formas geométricas y figuras, o distintas cantidades de puntos para aprender los números.

Portarretratos con botones

Con unos botones de colores podrás decorar unos bonitos portarretratos para exhibir tus fotos preferidas.

Este colorido portarretratos es una manualidad muy sencilla para aprovechar los botones que se han ido acumulando en el costurero. Por su grado de facilidad, los niños en edad preescolar pueden realizar esta artesanía, aunque siempre vigilados por un adulto, ya que se manipularán objetos pequeños.

Para hacer este divertido marco para tus fotos, necesitarás:

Una foto
Un rectángulo de cartón (de un tamaño acorde al de la foto)
Pintura
Pegamento
Botones

Procedimiento:

Lo primero que debes hacer es pintar el rectángulo de cartón, para hacer una base del color que prefieras. No es necesario que lo pintes todo: deja un rectángulo sin pintar en el centro, donde pegarás la foto. Deja secar la pintura.

Sobre los bordes del cartón, pega botones de diferentes colores y tamaños. Deja siempre un rectángulo libre en el centro, para colocar la fotografía sin dificultad. Te recomiendo que pegues la foto con cinta adhesiva, para que puedas cambiarla cuando quieras.

Ahora ya puedes adornar tu estante preferido con este original portarretratos artesanal.

Si lo prefieres, en vez de una fotografía puedes colocar un dibujo que te guste, hecho por ti.

Soles para decorar

Dale un toque muy alegre a tu fiesta en el jardín, fabricando estos simpáticos soles para decorar.

Si tu cumpleaños es en verano y te gusta celebrarlo con una alegre fiesta al aire libre, con esta soleada manualidad tendrás una opción muy sencilla y divertida para decorar el jardín.

Materiales:

•    Un plato pequeño de cartón
•    Papel tissue amarillo
•    Pintura amarilla y pincel
•    Pegamento o cinta adhesiva
•    Hilo
•    Goma eva negra
•    Ojos artificiales (puedes hacerlo con cartulina)

Cómo se hace:

1. Cubre la mesa de trabajo con papel de diario, para que no se manche.

2. Coloca el plato de cartón dado vuelta. Con la pintura amarilla, pinta solo la superficie de la base del plato, como se ve en la imagen.

3. Mientras dejas secar la pintura, corta unos treinta cuadrados de papel tissue, de unos 8 cm de lado. Puedes recortar varios cuadrados al mismo tiempo, tomando varias hojas de papel, una sobre la otra.

4. Toma los cuadrados de a uno, arma un pequeño cono uniendo dos de sus extremos con pegamento.

5. Cuando la pintura del plato está seca, dalo vuelta, para cubrir los bordes  con el  papel tissue. Pega los conitos de a uno, colocando pegamento en la punta. Completa toda la circunferencia, colocando los conos bien juntos, para que no queden espacios sin papel.

6. En el centro del plato, pega un hilo con cinta adhesiva en cada extremo, para poder colgar el adorno.

7. Vuelve a dar vuelta el plato para crear la carita sonriente del sol. Para la boca, recorta una sonrisa de goma eva, y pégala en la parte inferior del plato. Pega los ojos y completa el rostro dibujando una pequeña nariz con rotulador. Puedes agregar los detalles que quieras.

8. Una vez seco el pegamento, puedes colgar este simpático sol para adornar una puerta o pared. Una buena idea es hacer varios solcitos con diferentes expresiones, para llenar de alegría toda la casa y el jardín durante tu fiesta.

Un arcoíris con las huellas de las manos

Arcoíris con huellas de manos, ideal para realizar con grupos de niños.

 

Pintarse las manos y estampar la huella en papeles y paredes es una de las actividades preferidas de los niños más pequeños, y una de sus primeras expresiones plásticas. Para aprovechar las huellas de las manos de forma creativa y decorativa, aquí tienes una excelente idea, recomendable para hacer entre un grupo numeroso de chicos: un arcoíris.

Además de divertirse un buen rato y realizar una bonita composición, al realizar este arcoíris  con sus propias manos, los chicos ejercitarán el aprendizaje de los colores. Por eso, esta manualidad tiene todos los elementos para los niños de entre dos y tres años: es divertida, didáctica y sin dificultad alguna.

Esta actividad es ideal para realizar en el jardín de infantes, dando mucho color a muros o paredes. Cada niño de la clase puede elegir un color con el que estampar su mano, e incluso puede intentar escribir su nombre dentro.

Para hacer este arcoíris con huellas, necesitaremos:

  • Un muro o pared  que pueda pintarse (también puede ser una hoja grande de papel de embalaje, o un cartón de grandes dimensiones)
  • Pinturas con los colores del arcoíris: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul y morado.
  • ¡Manos dispuestas a ensuciarse y dejar su huella!

La realización es muy fácil. Solo hay que ir estampando hileras de huellas de un mismo color, en forma de arco. Empezamos con la hilera más grande, la roja, y luego seguimos con las hileras interiores, en el siguiente orden: anaranjado,  amarillo, verde, azul y morado.

Para transformar la pared en un verdadero paisaje, antes de hacer el arcoíris se puede pintar una base celeste, imitando el cielo. Una vez creado el arcoíris, se dibujan nubes con pintura blanca, y algunas aves con pintura oscura. Esta alternativa también es una original opción para decorar el dormitorio infantil o el sector de juegos en el jardín.