Buscar manualidades sobre cuadros con servilletas

Las servilletas tienen muchos usos, hoy te mostraremos uno de ellos. Vamos a enseñarte a hacer un cuadro con servilletas.

Las manualidades infantiles permiten desarrollar la creatividad y las destrezas manuales en los niños desde tempranas edades. Estas manualidades además pueden convertirse en regalos que ellos mismos prepararon y que los ayudan en el relacionamiento con los demás y favorecen su autoestima.

Te mostraremos cómo hacer un cuadro usando servilletas de papel decoradas. Pero también puedes utilizar láminas de revistas o libros infantiles.

Materiales:

cartón grueso
• servilletas decoradas
• pasta para modelar
• cola vinílica
• pintura acrílica, el color que desees
• tijera
• espátula
• peine muy fino (como los de bebés)
• pinceles

Recorta un rectángulo de cartón de un tamaño mayor que el de un cuadro de tu servilleta. Deja que sobren 4cm a los lados y 2cm arriba y abajo, para que quede más bonito tu marco.

Ahora debes tomar la servilleta, desdoblarla y cortar uno de los cuadros. Trata de cortar lo más derecho posible.

Marca el centro del rectángulo de cartón (esto se hace con una regla y un lápiz, trazas las diagonales) y trata de centrar el cuadrado de servilleta. Marca su contorno con un lápiz.

Utilizando el pincel, distribuye un poco de cola vinílica sobre el cuadro que marcaste. Con mucho cuidado pega el cuadrado de servilleta, trata de que se ajuste al contorno que marcaste antes. Con un paño limpio te ayudarás para ir presionando el trozo de servilleta, para que no queden burbujas de aire debajo.

Pinta la servilleta con la cola vinílica. No te preocupes, cuando se seque no tendrá color. Deja secar un poco, hasta que comience a endurecer.

Cuando está comenzando a secar la cola, peina la superficie de la servilleta. Hazlo todo en el mismo sentido, verás que se marcan líneas paralelas. Deja secar completamente.

Cuando haya secado, vuelve a pintar la servilleta con la cola y deja endurecer un poco. Peina nuevamente la servilleta, pero esta vez en el sentido contrario, de modo que las líneas queden perpendiculares a las anteriores. Verás cómo se forma una textura semejante a la de la tela.

Cuando la servilleta está completamente seca, decora el marco. Usa la pasta para modelar. Amásala y colócala por el contorno de la imagen, cubriendo el cartón. Puedes darle la terminación que desees: lisa, hacerle dibujos con un palillo de madera, marcarlo con moldes para galletitas, pegarle figuras recortadas en la misma pasta, puedes incrustarle botones de colores u otros objetos pequeños que te gusten, incluso muñequitos pequeñitos. Usa tu imaginación.

Finalmente pinta el marco del color que más te guste. Está listo tu cuadro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *