Collar de cuentas

A todas las niñas les gusta usar collares, pero mucho mejor si están hechos por ellas mismas. Vamos a enseñarles a hacer preciosos collares de cuentas de arcilla polimérica, muy fáciles y coloridos.

Parece que las niñas nunca tienen suficientes collares para lucir o jugar, por eso, les vamos a enseñar a hacer collares preciosos con arcilla polimérica para que pasen una tarde divertida creando su bisutería.

La arcilla polimérica es una masa de moldear de colores brillantes, muy similar a la plastilina. La única diferencia es que la arcilla polimérica se cocina en el horno después de moldeada, para que adquiera gran dureza y durabilidad.

Materiales:

– arcilla polimérica de diferentes colores
hilo fino o tanza (sedal)
– plato de vidrio para hornear
– destornillador Philips
– palitos de dientes (elementos para crear textura)

Procedimiento:

Lo primero que haremos, será crear las cuentas para nuestros collares, para ello tenemos varias formas:

– Tomamos dos o más trocitos de arcilla y los amasamos para que se mezclen, pero sólo parcialmente, para que queden los colores mezclados pero no integrados. Nos quedará una masa veteada con los distintos colores seleccionados. Con esta masa hacemos bolitas de diferentes tamaños, cuidando que queden lisas y suaves. Trataremos de que nos queden lo más esféricas posibles. También podemos hacer cuentas de otras formas, cilíndricas, prismáticas, cúbicas, todo lo que se nos ocurra.

– Amasamos bolitas de arcilla de un solo color y les hacemos texturas con el palito de dientes y con el destornillador Philips. También podemos agregarles figuritas diminutas de arcilla de otros colores que se pegarán a la cuenta lisa.

Para hacer los agujeros de las cuentas utilizamos el palillo de dientes y las atravesamos de un lado al otro, cuidando que el hilo pase bien por los orificios.

Luego horneamos las cuentas en el plato de vidrio. Para hornearlas, debemos seguir las instrucciones del fabricante de la arcilla.

Dejamos enfriar bien las cuentas, elegimos las que más nos gusten para nuestro collar y las enhebramos en el hilo o sedal. Lo ideal es alternar diferentes tipos de cuentas.

Nuestro collar debe ser tan largo como para que pase la cabeza por él, de este modo, sólo tendremos que anudar los extremos del hilo para tener el collar listo. Si preferimos que tenga un cierre, simplemente debemos pasarlo por el hilo y listo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *