Frutas de piedra pintada

Haremos un centro de mesa decorativo con un coco empleado como frutero y las frutas las haremos en piedra pintada. Esta manualidad da un poco de trabajo pero queda muy bonita.

frutas-de-piedra-pintada

Los centros de mesa son adornos hermosos, en esta oportunidad te enseñaremos a hacer un frutero muy especial con coco y piedra pintada. Necesitarás ayuda de un mayor para cortar el coco.

Materiales:

– piedras
pintura de los colores necesarios para las frutas
plastilina verde
– 1 coco
– pegamento
– estecas
– trocitos de palitos

Instrucciones:

Para hacer nuestro coco frutero con frutas de piedra pintada, necesitamos primero un coco. Pide a un mayor que corte y vacíe el coco, utilizarás la cáscara solamente. Elige la mitad más bonita.

Busca piedras con formas que se parezcan a frutas, como fresas, naranjas, manzanas, bananas, etc. Pintamos las piedras con los colores correspondientes a cada fruta. Déjalos secar bien antes de continuar. Es conveniente tener en cuenta la textura de las frutas al elegir las piedras, para darles mayor realismo.

Para pintar las frutas podemos utilizar témperas, pinturas acrílicas, cola vinílica de colores u otras pinturas. Pero trataremos de respetar el brillo de cada fruta, para eso podemos dar una mano de barniz acrílico incoloro a las frutas brillantes.

Mientras tanto, haremos las hojas y cabos de las frutas. Aplanamos un poco de plastilina verde con un palito o lapicero viejo. Marcamos los contornos de las hojas, lo más parecidos posible a los reales y los cortamos con las estecas. Luego les marcamos las nervaduras con las estecas.

También podemos usar hojas verdaderas que nos hayan quedado. Para las mandarinas necesitamos tres hojas, dos para las peras y para las fresas debemos hacer una estrella con seis o siete puntas para cada fresa. Las manzanas pueden llevar una o dos hojas. Pegaremos las hojas en la parte superior de las frutas con el pegamento y luego les clavaremos los tronquitos en los centros.

Es importante que al elegir las piedras, tomes el tamaño de una de ellas como referencia, para respetar las proporciones. No sería bueno hacer las fresas más grandes que las manzanas. Si eliges dos o más piedras para una misma fruta, puedes variar los tonos o los detalles para darles más naturalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *