Cajita para cumpleaños

En los cumpleaños se estila regalar souvenires a los invitados, con unas lindas cajas de papel o cartulina y algún objeto o dulce, tendrás unos preciosos souvenires.

Las cajas tienen muchísimas utilidades, nos permiten guardar infinidad de objetos en ellas. Las cajas para regalo tienen características especiales, pues deben ser atractivas además de útiles, para conformar el marco apropiado para nuestro regalo.

Te vamos a contar cómo hacer unas cajitas para cumpleaños. Puedes utilizarlas como envoltorio de los regalos o emplearlas para los dulces que se entregan de souvenir a los invitados, sobre todo en las fiestas infantiles.

Las manualidades en papel requieren de paciencia e imaginación. El papel es un material muy versátil que nos permite realizar toda clase de ornamentos y souvenires. Además de sus cualidades estéticas, estas manualidades son muy económicas. Podemos realizarlas con cartulinas decoradas o con papeles decorados, lo que nos resulte más cómo y económico.

Las cartulinas y papeles gruesos nos ofrecen mejores terminaciones, pero dificultan el doblado.

Utilizaremos papeles cuadrados de igual medida, lisos o decorados. Pegamento para los últimos dobleces. Esto evitará que las cajitas se desarmen.

Cómo hacer las cajitas para cumpleaños:

Primero doblamos la hoja de papel por las diagonales, primero una, desdoblamos y marcamos la otra. Debemos cuidar que los dobleces sean prolijos, de lo contrario, la caja quedará torcida o simplemente, no cerrará apropiadamente.

Doblamos hacia el centro los cuatro vértices del cuadrado, haciendo coincidir las cuatro puntas en el centro. Nos queda un cuadrado más pequeño.

Ahora vamos a doblar, haciendo coincidir los lados en la zona central. Quedará algo parecido a una ventana. Marcaremos bien los dobleces porque luego los utilizaremos para formar la caja. Abrimos nuevamente la hoja de papel. Repetimos este paso para todos los lados del cuadrado.

Abrimos nuevamente la hoja y notaremos que en centro quedó marcado un cuadrado y a sus lados, tiene un triángulo con dos cuadrados pequeños en los extremos.

Ahora estamos en condiciones de armar la caja. Levantamos dos de los triángulos enfrentados. Llevamos los lados rectos hacia el centro y nos queda una figura con forma de rectángulo con triángulos en cada extremo.

Tenemos que levantar ambos lados a la vez con mucho cuidado, dejando los dobleces hacia dentro. Lo haremos despacio para que no se rompan los pliegues.

Los pliegues que están a los lados de uno de los triángulos laterales, irán hacia el centro de la caja. Doblamos entonces el triángulo hacia el centro de la caja, de modo que los pliegues queden cubiertos. Uno de los lados está terminado.

Repetimos la operación con el otro extremo y ya se nos formó la caja.

Si queremos hacerle una tapa, hacemos exactamente lo mismo con otra hoja de papel.

Con el pegamento fijaremos los triángulos a la base de la caja para que no se desarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *