Conejitos de frutas

Con esta manualidad harás divertidos conejitos para decorar manzanas y naranjas.


¿Te gustaría encontrar una manera muy divertida para comer frutas? Te damos una idea fácil y colorida para dar forma a las manzanas y naranjas, convirtiéndolas en tiernos conejitos. Estos conejos frutales son una manualidad estupenda para la mesa de Pascuas.

Para un conejito frutal, necesitarás:

Una manzana o naranja
Dos caramelos blandos con forma de gajo
Tres pastillas de colores
mondadientes
Un trozo de queso
Cuchillo
Un malvavisco pequeño

Cómo se hace:

1.    Lavar y secar la fruta.
2.    Colocar los caramelos en forma de gajo con los mondadientes, creando las orejas del conejo.
3.    Con las pastillas de confeti, hacer los ojos del conejo, pegándolos con los mondadientes.
4.    Hacer los bigotes cortando tiras en el rectángulo de queso, en cada uno de los extremos. Fijarlo con el mondadientes y colocar encima una pastilla de confeti para hacer la nariz.
5.    En la parte trasera de la fruta, pega un pequeño malvavisco para formar la cola.

Listo: una simple naranja o manzana se ha convertido en un simpático conejo que decorará la cocina.

Collage de planetas

Si sueñas con los viajes espaciales, podrás crear tus propias galaxias y planetas a través de este colorido collage.


La técnica del collage nos permite crear las manualidades más fantásticas, de forma muy sencilla y divertida. Si te agrada la astronomía y todo lo que tiene que ver con los planetas y galaxias, te enseñaremos cómo crear tu propio universo a través del collage.

Vamos a necesitar:

Cartulina negra
Cartulina blanca
Pinturas
Compás
Tijeras
Cola vinílica

Cómo se hace:

Lo primero que vamos a hacer es cargar un pincel con pintura amarilla, y salpicar de gotas toda la superficie de la cartulina negra. Así obtendremos una base de cielo estrellados sobre la cual pegar nuestros planetas.

Ahora pintaremos libremente una hoja blanca grande, mezclando los colores de todas las formas imaginables. Podemos pasar una pequeña esponja en algunas parte de la hoja, para lograr un efecto esfumado, o salpicar gotitas de colores para hacer pequeñas manchas.

Cuando la pintura esté seca, del otro lado de la hoja trazamos círculos de distintos tamaños con un compás. Los recortamos con cuidado, obteniendo nuestros planetas.

Ahora resta pegar los planetas sobre la cartulina estrellada, superponiendo algunos círculos y dejando sobresalir otros, para dar el aspecto de una galaxia real. Ya tenemos una colorida obra plástica para decorar el dormitorio.

Orejas de conejo

Aprende a fabricar unas divertidas orejas de conejo para tu próxima fiesta de disfraces.

Las fiestas de disfraces son la oportunidad perfecta para poner manos a la obra y hacer divertidísimos disfraces. No es necesario que gastes dinero con accesorios de cotillón, ya que en casa podemos realizar unas bonitas orejas de conejo, utilizando materiales accesibles. Este disfraz es perfecto para la edad preescolar. Los más pequeños podrán hacer su propio disfraz con la ayuda de un adulto.

Vamos a necesitar:

Cartulina blanca
Papel rosa
Pompón rosa
Ojos de muñeco o marcador negro
Grapadora
Cinta adhesiva
Cola vinílica
Tijeras

Cómo se hace:

Lo primero que hacemos es cortar una tira de cartulina blanca de unos 10 cm de ancho, y de un largo suficiente para que se ajuste en torno a nuestra cabeza.

Sobre la tira de cartulina blanca, en la parte central, hacemos la cara del conejo. Utilizaremos un pompón rosa para la nariz y unos ojos movibles para darle vida (también puedes dibujarlos con marcador negro). En este caso lo hemos hecho de forma sencilla para que la manualidad fuera más fácil, pero tú puedes agregar todos los detalles que prefieras.

Recortamos las orejas de cartulina blanca con la ayuda de un molde, para que queden iguales. Lo mismo hacemos con el centro de las orejas, recortando dos piezas de color rosa, más pequeñas que las orejas.

Pega las orejas sobre la cartulina blanca, de manera que queden a la altura de los ojos, pero en la cara interna de la tiara.

Ahora solo queda formar un círculo con la cartulina y engrampar los extremos. Es importante cubrir los ganchitos con un trozo de cinta adhesiva, para que no causen ninguna molestia.

Pétalos enjabonados

Estos delicados pétalos enjabonados son muy fáciles de hacer y son una perfecta opción para souvenirs o decoración.

El jabón y las rosas son una combinación perfecta para hacer delicados souvenirs o adornos para el baño. Veremos cómo realizar unos pétalos enjabonados, a través de unos pasos muy fáciles y rápidos. Recuerda trabajar con la ayuda de un adulto, ya que utilizaremos jabón caliente.

Materiales:

Pétalos artificiales
Jabón de glicerina transparente
Una lámina de papel manteca
Pinza
Fragancia

Pasos a seguir:

  1. En primer lugar, debemos tener los pétalos artificiales bien separados (podemos deshacer una rosa de tela para obtener los pétalos). Es importante que no sean demasiado pequeños, así los podremos trabajar más fácilmente.
  2. Luego, ponemos en una olla el bloque de jabón de glicerina, hasta que se derrita.
  3. Retiramos el jabón del fuego y agregamos unas gotas de fragancia.
  4. Vamos sumergiendo los pétalos de a uno, tomándolos con una pinza para no quemarnos. Debemos sumergirlos completamente, para que queden bien cubiertos con el jabón. Haz este paso enseguida, ya que de lo contrario el jabón se enfriará.
  5. Vamos colocando los pétalos enjabonados sobre una bandeja cubierta de papel manteca.
  6. Dejamos enfriar y secar los pétalos a temperatura ambiente. Cuando estén bien duritos, los podemos colocar en un recipiente o utilizarlos como decoración sobre la mesada del baño.

Esta sencilla manualidad es ideal para hacer souvenirs de boda. Con el mismo procedimiento se pueden hacer otros jabones artesanales, utilizando objetos como piedritas de colores, caracoles de playa, cuentas…

 

Animalitos de piedra

Diviértete pintando piedras con formas de animales, para decorar o jugar.


Las piedras del jardín o la playa son elementos muy útiles para hacer manualidades, ya que podemos pintarlas dándoles variados diseños. En esta ocasión, veremos cómo pintar unos cantos rodados para darles forma de animales, y crear bonitos adornos o una colección de animalitos para jugar.

Para todas las variantes, sólo necesitaremos piedras, un lápiz, pinturas y laca transparente. Es importante que las piedras estén bien lisas, por lo que es conveniente lijarlas si tienen alguna imperfección.

Insectos:

Estos simpáticos insectos son estupendos para adornar el jardín. Lo primero que vamos a hacer es diseñar con el lápiz las divisiones básicas de los diferentes bichitos: la cara, las alas, el cuerpo… Luego pintamos estas secciones con los colores de base (por ejemplo, amarillo y negro para las abejas). Cuando esta pintura seque, marcamos con negro las divisiones y completamos los detalles (antenas, ojos, boca, lunares). Dejamos secar, pasamos laca para darle brillo, y ya tenemos listos nuestros coloridos insectos de piedra.

Pececitos:

Para los pececitos es conveniente elegir piedras bien planas, de forma cercana a un triángulo. En la arista más ancha, vamos a realizar los ojos y la boca, y en la más angosta, la cola. Lo primero que haremos es pintar las dos caras de la piedra con un color de base. Cuando seque, dibujamos con otros colores todos los detalles del pez: escamas, aletas, bronquios, ojos, cola, burbujas, manchas… Al igual que con los insectos, pasamos laca al final para dar brillo al trabajo. Estos pececitos de colores son ideales para decorar una pecera o piscina.

Tortugas:

Hay piedras con formas extrañas, que invitan a hacer un tipo específico de animalito. Si encuentras piedras divididas en una parte grande y otra pequeña, no dudes en pintar una bonita tortuga, utilizando tonos verdes y marrones. La sección más alta de la piedra será la caparazón, mientras que la pequeña será la cabecita de la tortuga.

 

Búhos:

Los búhos son muy sencillos de hacer, ya que no requieren ser pintados en su totalidad. Ara los búhos necesitaremos piedras alargadas, puesto que haremos la cabeza en la parte más angosta. Lo primero que haremos es pintar la cabeza de blanco y, cuando haya secado, completar los detalles (pluma, pico y ojos) con negro. Luego pintamos algunas plumas en el cuerpo, utilizando un pincel bien fino con pintura marrón. Parte del cuerpo puede quedar del color natural de la piedra, pues es similar a las plumas del búho.

 

Anímate con todos los animalitos que quieras, aprovechando las distintas formas de las piedras. Si usas piedras de distintos tamaños, crearás familias enteras de animales para divertirte jugando.

 

Caja para guardar recuerdos

Guarda los objetos que tengan un significado especial, en una bonita caja de recuerdos.

 

Todos conservamos objetos que tienen un significado especial en las distintas etapas de la niñez: juguetes viejos, cartas, pañuelos, envoltorios, fotos… Son recuerdos que merecen un bonito lugar para ser guardados.

Por eso, vamos a construir una caja de recuerdos artesanal, decorada con los materiales que tenemos en casa, para que podamos atesorar y revivir para siempre todas las vivencias de nuestra infancia.

Necesitaremos:

Caja de zapatos
Papel de regalo o papel afiche
Materiales para decorar: stickers, botones, pintura, brillantina, cintas, plumas, recortes de revistas, fotos viejas
Cola vinílica

Cómo se hace:

Forramos la caja de zapatos y su tapa con el papel de regalo o afiche. Si la caja es de cartón sin color, podemos pintarla directamente. Luego pasamos a decorar, utilizando los materiales que tengamos en casa, hasta crear una caja única y personal. Colocamos en la tapa nuestro nombre y, si es posible, una foto, para identificar nuestra caja de recuerdos.

Ahora solo queda guardar esos elementos que nos transportan a experiencias inolvidables. Siempre que vivas una ocasión especial, guarda ese recuerdo dentro de la caja.

Corona de botones para Navidad

Decora tus puertas en Navidad, colgando estas originales coronas realizadas con botones.


Con los elementos más sencillos podemos fabricar un bonito adorno para decorar la casa en la época navideña. Esta vez, haremos la tradicional corona de Navidad para colgar en la puerta, pero con un elemento divertido y original: botones.

Vamos a usar:

Botones grandes de color rojo y blanco
Alambre fino
Cinta verde
Ganchito para colgar

Cómo se hace:

Para armar la corona, pasamos el alambre por los orificios de los botones, colocándolos uno al lado del otro. Vamos alternando los colores para que el adorno quede bien variado.

Atamos los extremos del alambre, y cubrimos el cierre con la cinta verde, anudando una linda moña. En la parte superior y trasera de la corona colocamos el ganchito para colgarla. Ya podemos decorar las puertas de la casa con este sencillo e innovador adorno navideño.

Sugerencia:

También podemos usar botones y cintas de diversos colores para decorar el dormitorio durante todo el año, construyendo coronas con la misma técnica.

Collares con piedras

Si te gusta labisutería artesanal, te enseñamos a fabricar un sencillo collar con una piedra.

La elegancia no tiene edad, por eso te enseñaremos a fabricar de manera artesanal unos bonitos collares rústicos, con piedras pequeñas y cordones de cuero. Con materiales accesibles y en muy poco tiempo podemos montar nuestra propia fábrica de bisutería, para pasar divertidas tardes de manualidades y lucir preciosos accesorios hechos con nuestras propias manos.

Vamos a necesitar:

Una piedra pequeña
Alambre fino de color
Tijeras
Lápiz
Alicates de punta fina
Cordón de cuero de color

Cómo se hace:

Colocamos la piedra en el punto medio de un trozo de alambre de unos 15 cm de largo. Envolvemos la piedra con el alambre, dando varias vueltas hasta que quede bien asegurada.

Torneamos los extremos y los enroscamos alrededor de un lápiz, formando una abertura por donde pasar el cordón. Una vez que pasamos el cordón, cortamos el alambre sobrante y lo ajustamos bien. Atamos los extremos del cordón, y ya tenemos nuestro collar artesanal paras usar en toda ocasión.

Una idea:

Para hacer unos originales collares de la amistad, podemos escribir con pintura nuestro nombre en una cara de la piedra, y en la otra el nombre de nuestro mejor amigo o amiga, para llevar siempre con nosotros ese bonito lazo de amistad.

Muñecas de papel para vestir

Diviértete vistiendo tu muñeca de papel, imprimiendo y recortando los moldes que encontrarás en este artículo.

Hace algunos años, solían venderse libros para recortar muñecas y prendas de vestir, y armar bonitos conjuntos de ropa. Hoy, gracias a las posibilidades que nos da la computadora, podemos hacer nuestra propia colección de muñecas de papel para vestir. Tan solo debemos imprimir los moldes, recortarlos prolijamente y doblar las solapitas para fijar las distintas prendas en la muñeca.

Para lograr una mayor firmeza en las muñecas y prendas, es recomendable pegar los moldes sobre una cartulina. Así, el juego te durará mucho más y las prendas lucirán mejor en tu muñeca.

A continuación, encontrarás bonitos moldes para imprimir y armar tu colección de moda en papel. Algunos moldes están sin colorear, para que puedas pintarlos con los colores que más te gusten.

 

Años cincuenta

 

 

Para colorear

Dama antigua

Varón

A la moda

Para las más pequeñas

Princesa de Disney

Golosinas caseras para el día del niño

Con estas sencillas recetas tendrás unas deliciosas opciones para preparar golosinas caseras durante este Día del Niño.


El Día del Niño es una ocasión especial para disfrutar en familia, haciendo actividades diferentes a las de todos los días. Una actividad estupenda es preparar nuestras propias golosinas, para deleitarnos con exquisitos dulces caseros. Estas recetas son muy sencillas, pero requieren la supervisión de un adulto. ¡Verás qué divertido es experimentar en la cocina!

1.    Gominolas

Las gominolas, gomitas o pastillas de gomas son una de las golosinas preferidas por los más pequeños. Si comerlas es divertido, también lo es prepararlas de forma casera. Además, ¡siempre resultarán más saludables que las compradas en el  quiosco!

Vamos a necesitar:

7 cucharadas de gelatina sin sabor
3 tazas de azúcar
2 tazas de agua
1 taza de gelatina con sabor

Elaboración:

Colocamos en una olla la gelatina sin sabor, el azúcar y el agua, y la llevamos al fuego revolviendo sin parar con cuchara de madera, hasta que comience a hervir. En ese momento añadimos la gelatina con sabor, y dejamos hervir hasta que la preparación espese y se forme una lámina en la superficie.

A continuación, mojamos un molde rectangular con agua fría, y colocamos la preparación, dejando reposar hasta el otro día. Cuando la mezcla esté firme, cortamos las gominolas con la ayuda de un cortador. Puedes darles forma de cubo, triángulo, flores, o las que más te gusten. Pasa cada gominola por azúcar, para decorar. Deja reposar y guárdalas en un recipiente bien cerrado.

Haz gominolas de varios gustos (usando diferentes sabores de gelatinas), para combinar diversos colores sobre una bandeja.

2.    Trufas de chocolate

En solo veinte minutos tendrás unos exquisitos bocaditos de chocolate, dignos de una bombonería de primer nivel.

Ingredientes:

1 lata de leche condensada
galletitas María
cacao en polvo

Preparación:

Machacamos las galletas en un mortero, hasta que queden desmenuzadas en trozos bien pequeños.
Las colocamos en un recipiente y vertimos la leche condensada y el cacao, mezclando todo con las manos, hasta que quede una mezcla espesa. Si todavía está muy líquida, echamos más cacao, hasta lograr una consistencia firme.

A continuación, con la mezcla hacemos bolitas para armar las trufas, las colocamos en una bandeja y las dejamos enfriar. En menos de lo que compramos una caja de bombones, hemos preparado unas deliciosas trufas para endulzar la tarde.

3.    Garrapiñadas

Las garrapiñadas son la golosina perfecta para disfrutar mientras vemos una película o nos divertimos con un juego de mesa en familia. Para hacer esta receta debemos tener mucho cuidado, ya que trabajaremos con azúcar bien caliente.

Ingredientes:
3/4 tazas de azúcar
1 taza de maní crudo
3 tazas de agua

Preparación

Colocamos todos los ingredientes en una cacerola pequeña. Cocinamos a fuego lento hasta que el agua se haya evaporado. En ese momento, comenzamos a revolver constantemente, para que el almíbar del azúcar se adhiera al maní. Cuando se haya adherido, colocamos el maní en una fuente y lo llevamos unos minutos al horno, con temperatura bien baja, para que las garrapiñadas se sequen y queden crocantes. Dejamos enfriar a temperatura ambiente, y ya están listas para comer. Podemos envolverlas en bolsitas de celofán, como hacen los garrapiñeros en el mercado. Bien envueltas, las garrapiñadas se conservan durante dos semanas.

Golosinas para el día del niño

El Día del Niño es una ocasión especial para disfrutar en familia, haciendo actividades diferentes a las de todos los días. Una actividad estupenda es preparar nuestras propias golosinas, para deleitarnos con exquisitos dulces caseros. Estas recetas son muy sencillas, pero requieren la supervisión de un adulto. ¡Verás qué divertido es experimentar en la cocina!

1. Gominolas

Las gominolas, gomitas o pastillas de gomas son una de las golosinas preferidas por los más pequeños. Si comerlas es divertido, también lo es prepararlas de forma casera. Además, ¡siempre resultarán más saludables que las compradas en el quiosco!

Vamos a necesitar:

7 cucharadas de gelatina sin sabor

3 tazas de azúcar

2 tazas de agua

1 taza de gelatina con sabor

Elaboración:

Colocamos en una olla la gelatina sin sabor, el azúcar y el agua, y la llevamos al fuego revolviendo sin parar con cuchara de madera, hasta que comience a hervir. En ese momento añadimos la gelatina con sabor, y dejamos hervir hasta que la preparación espese y se forme una lámina en la superficie.

A continuación, mojamos un molde rectangular con agua fría, y colocamos la preparación, dejando reposar hasta el otro día. Cuando la mezcla esté firme, cortamos las gominolas con la ayuda de un cortador. Puedes darles forma de cubo, triángulo, flores, o las que más te gusten. Pasa cada gominola por azúcar, para decorar. Deja reposar y guárdalas en un recipiente bien cerrado.

Haz gominolas de varios gustos (usando diferentes sabores de gelatinas), para combinar diversos colores sobre una bandeja.

2. Trufas de chocolate

En solo veinte minutos tendrás unos exquisitos bocaditos de chocolate, dignos de una bombonería de primer nivel.

Ingredientes:

  • 1 lata de leche condensada
  • galletitas María
  • cacao en polvo

Preparación:

Machacamos las galletas en un mortero, hasta que queden desmenuzadas en trozos bien pequeños.

Las colocamos en un recipiente y vertimos la leche condensada y el cacao, mezclando todo con las manos, hasta que quede una mezcla espesa. Si todavía está muy líquida, echamos más cacao, hasta lograr una consistencia firme.

A continuación, con la mezcla hacemos bolitas para armar las trufas, las colocamos en una bandeja y las dejamos enfriar. En menos de lo que compramos una caja de bombones, hemos preparado unas deliciosas trufas para endulzar la tarde.

3. Garrapiñadas


Las garrapiñadas son la golosina perfecta para disfrutar mientras vemos una película o nos divertimos con un juego de mesa en familia. Para hacer esta receta debemos tener mucho cuidado, ya que trabajaremos con azúcar bien caliente.

Ingredientes:
*3/4 tazas de azúcar
*1 taza de maní crudo
*3 tazas de agua


Colocamos todos los ingredientes en una cacerola pequeña. Cocinamos a fuego lento hasta que el agua se haya evaporado. En ese momento, comenzamos a revolver constantemente, para que el almíbar del azúcar se adhiera al maní. Cuando se haya adherido, colocamos el maní en una fuente y lo llevamos unos minutos al horno, con temperatura bien baja, para que las garrapiñadas se sequen y queden crocantes. Dejamos enfriar a temperatura ambiente, y ya están listas para comer. Podemos envolverlas en bolsitas de celofán, como hacen los garrapiñeros en el mercado. Bien envueltas, las garrapiñadas se conservan durante dos semanas.