Estuches para lápices en goma eva

Fabrica tu propia cartuchera con goma eva e hilo. Puedes decorar tu propio estuche de lápices para ir a la escuela de la forma más divertida.

Cartuchera de goma eva

Ir a la escuela es más divertido aún si llevamos útiles creados por nosotros mismos. En esta oportunidad, te enseñamos cómo hacer tu propio estuche para lápices o cartuchera usando goma eva.

Materiales:

Una lámina de goma eva de 12 x 17 centímetros
Aguja de coser gruesa
Hilo grueso
Cola vinílica
Papeles de colores o botones para decorar

Cómo hacer la cartuchera:

1. Doblamos la lámina de goma eva de modo que quede un sobre con la solapa hacia el frente.
2. Cosemos los bordes con la aguja gruesa (para niños pequeños pedir ayuda a un adulto). Para que sea más fácil, podemos hacer las perforaciones antes con una perforadora y después pasar el hilo. Recuerda atar bien los hilos en los extremos para que el sobre quede armado de forma segura.
3. Ahora queda decorar la solapa o tapa del estuche, de la manera que más te guste. Puedes usar pegatinas de colores o recortar figuras y pegarlas con la cola vinílica. Una buena idea es coser botones con el mismo hilo que usamos para unir los bordes.
4. Ya podemos colocar los lápices y útiles escolares en nuestra nueva cartuchera para llevar a la escuela.

Cómo hacer un portalápices muy fácil con posavasos para el día de la madre

Procedimiento completo para hacer un portalápices con posavasos.

Cómo hacer un portalápices muy fácil con posavasos para el día de la madre

Se aproxima el día de la madre y seguramente querrás regalarle algo bonito para que se sienta más cerca tuyo, incluso cuando está trabajando. Te mostramos cómo hacer un portalápices muy sencillo con posavasos.

Los materiales para esta manualidad, seguramente los tienes en casa, así que podrás hacer tu regalo para mamá aunque no tengas dinero. Pero mucho cuidado, que necesitarás la ayuda de un adulto para hacer las perforaciones. NO intentes hacerlas tú solo.

Materiales:

• 6 posavasos de corcho
• cola vinílica
• regla y lápiz
• taladro

Procedimiento:

¡Pongámonos manos a la obra! Lo primero que debes hacer es pegar todos los posavasos apilados. Coloca uno de los posavasos sobre tu mesa de trabajo y esparce cola sobre la cara superior, de modo que quede toda la superficie cubierta con una delgada película de pegamento.

De inmediato coloca otro posavasos sobre el primero y repite la operación. Así sucesivamente hasta completar los seis posavasos. Al de arriba del todo no le coloques nada pues no va pegado a nada. Presiona bien la pila de posavasos y cuida que queden perfectamente alineados. Limpia cualquier resto de cola que pudiese salirse.

Ahora deja secar al menos 24 horas los posavasos. Si prefieres puedes colocarle un objeto pesado encima para que queden más firmes, esto facilitará el perforado.

Cuando el posavasos esté bien seco, marca con la regla y el lápiz, los sitios donde deseas realizar las perforaciones. Pide a un adulto que realice los orificios con el taladro, cuidando que no perfore muy profundo, los orificios no deben llegar al otro lado.

Cuando estén listos los orificios, puedes colocar un bonito lazo de colores alrededor del posavasos y listo, ya está pronto para dárselo a mamá. Para que quede aún más bonito puedes colocarle algunos lápices.

Portalápices de Frankenstein

Portalápices de Frankenstein, una sencilla manualidad inspirada en la noche de Halloween.

La celebración de Halloween es una oportunidad fantástica para crear todo tipo de manualidades. Calabazas, fantasmas, momias, brujitas y cientos de monstruos son los motivos preferidos para crear diferentes objetos decorativos.

En esta ocasión, hemos elegido un simpático Frankenstein para crear un portalápices de fieltro que, además de adornar tu escritorio, te será muy útil para ordenar los materiales que tantas veces andan dispersos sobre la mesa. También puedes usar este recipiente para guardar las golosinas que hayas recogido durante la noche de Halloween.

Para hacer este portalápices, necesitaremos:

Una lata de conservas vacía
Una lámina de fieltro verde
Media lámina de fieltro negro
Pedacitos de fieltro blanco y verde claro
Pegamento
Dos pequeños pompones negros
Cuatro imanes redondos
Un cordón negro
Pegamento

Cómo darle vida a nuestro Frankenstein:

En primer lugar, lavamos y secamos bien la lata. Si queda algún borde filoso, lo limamos con una lija.

Envolvemos la lata con el fieltro de color verde oscuro, cubriendo toda su superficie. Usaremos el pegamento para fijar bien la tela. Si sobra fieltro en el borde superior, lo doblamos y lo pegamos hacia el interior de la lata. Lo mismo hacemos en la base.

Una vez forrada la lata, comenzamos a crear el rostro.  Para el pelo, tomamos una tira de fielto negro con un ancho que cubra casi la mitad del portalápices. Cortamos picos en el borde inferior y lo pegamos en la parte superior de la lata, alineando bien los bordes.

Para los ojos, pegamos dos círculos de fieltro blanco y dos rectángulos negros, que serán las cejas. Coloca las cejas de forma diagonal, para darle una expresión más asustadiza. Completa los ojos pegando los pompones negros sobre los círculos blancos.

Para hacer la nariz, recortamos un semicírculo de fieltro en tono verde claro.

Con el cordón negro en forma de zigzag, hacemos la boca.

Colocamos dos imanes en cada lado del rostro, uno sobre otro, para formar los característicos tornillos de Frankenstein. No es necesario usar pegamento, pues el imán se adherirá por sí solo al metal de la lata.

Dejamos secar y ya podemos usar este original portalápices para guardar los objetos que deseemos. Con fieltro, tijeras y pegamento podemos decorar otras latas para hacer portalápices con diferentes monstruos. Prueba con Drácula, el Hombre Lobo o una Bruja. ¡Verás que en poco tiempo podrás crear una colección entera de portalápices para Halloween!