Manualidades para niños de 1 a 3 años

Descubre las manualidades para niños de 1 a 3 años.

Manualidades para niños de 1 a 3 años

Las manualidades son actividades muy divertidas para todas las edades, incluso los más chiquitos que todavía no saben cortar o dibujar pueden hacerlas. Hay muchas técnicas que los pequeñines pueden utilizar, como dactilopintura, collage, plegado, claro que siempre con nuestra ayuda. Hoy veremos unas manualidades para niños de 1 a 3 años.

Materiales para hacer manualidades para niños de 1 a 3 años

  • papel glacé
  • tijera
  • pegamento apto para pequeños
  • 1 hoja grande de cartulina, papel garbanzo o papel Canson
  • 1 tapa de bote de dulce
  • 1 paño limpio para limpiarse las manos

Como ya dijimos, en estas manualidades para niños de 1 a 3 años, es fundamental la participación de los papás, ya que a esta edad, los pequeños no saben cortar papel y además pueden hacerse daño.

Cortamos algunas figuras de papel glacé, las preferidas de los niños. Es mejor si recortas figuras grandes de distintos colores, de este modo podrás aprovecharlas para enseñarles los colores. También puedes cortar varias figuras iguales y agruparlas de a una, dos, tres, etc., para enseñarles a contar.

Coloca el pegamento en la tapa, para que el pequeño pueda mojar sus dedos para pegar las figuras. Enséñale cómo hacerlo correctamente y cuida que no se lo coma, a esta edad les gusta meterse todo en la boca.

Deja que el pequeño escoja dónde le gusta más pegar cada figura, de este modo irá componiendo un mural que puedes luego colgar en su habitación. También puedes guiarlo para que forme agrupaciones, como dijimos anteriormente. Será una tarea divertida, con un resultado irrepetible.

Coche de juguete con una caja de cartón

Coche de juguete con una caja de cartón, una divertida manualidad que demuestra que no es necesario gastar dinero para tener los juegos más bonitos.

No hay que gastar dinero para tener un llamativo auto de carreras y jugar a ser conductores de Fórmula 1. Con una caja de cartón grande y una pizca de imaginación, se puede crear un juguete artesanal para pasar las tardes haciendo carreras de autos.

Este bonito coche de juguete es una manualidad muy divertida de realizar, además de ayudar a reciclar materiales que probablemente irían a parar al cubo de la basura. Padres y chicos podrán cooperar para fabricar este original coche de cartón. Montaremos un taller mecánico en casa, solo que en vez de tuercas y tornillos usaremos pinturas, marcadores y tijeras.

Materiales:

Caja de cartón grande (de televisor, computadora o lavarropa)
Marcadores
Pinturas y pinceles
Siete ganchos mariposa o broches self
Cuatros platos de telgopor
Tijera
Trincheta
Elástico grueso

Cómo se hace:

Quitar las tapas de la caja con la ayuda de la tijera. Dar vuelta la caja. Con la trincheta, cortar un rectángulo en la cara superior de la caja. Por allí el niño pasará la cabeza para “ingresar” al coche.

Hacer el volante, cortando un círculo de cartón (puede usarse el de las tapas) y pintándolo. Hacer un agujerito en el centro del volante y otro cerca de la abertura de la caja. Colocar el volante con un gancho mariposa, de manera que podrá girar como si se hicieran maniobras de verdad.

Pintar los cuatros platos, que serán las ruedas de nuestro automóvil. Pegarlos con ganchos mariposa en la parte inferior de la caja. También pueden utilizarse círculos de cartón pintados.

Con los marcadores, dibujar las puertas, faros, luces traseras y todos los detalles que den vida al auto: banderines, números, paragolpes…

Ahora, a pintar: elige los colores que prefieras para la chapa del coche, y pinta los detalles que has delineado con los marcadores.

Cuando la pintura esté seca, colocar con ganchos mariposa los dos elásticos en la abertura del coche, para calzarlo en los hombros del niño.

Un arcoíris con las huellas de las manos

Arcoíris con huellas de manos, ideal para realizar con grupos de niños.

 

Pintarse las manos y estampar la huella en papeles y paredes es una de las actividades preferidas de los niños más pequeños, y una de sus primeras expresiones plásticas. Para aprovechar las huellas de las manos de forma creativa y decorativa, aquí tienes una excelente idea, recomendable para hacer entre un grupo numeroso de chicos: un arcoíris.

Además de divertirse un buen rato y realizar una bonita composición, al realizar este arcoíris  con sus propias manos, los chicos ejercitarán el aprendizaje de los colores. Por eso, esta manualidad tiene todos los elementos para los niños de entre dos y tres años: es divertida, didáctica y sin dificultad alguna.

Esta actividad es ideal para realizar en el jardín de infantes, dando mucho color a muros o paredes. Cada niño de la clase puede elegir un color con el que estampar su mano, e incluso puede intentar escribir su nombre dentro.

Para hacer este arcoíris con huellas, necesitaremos:

  • Un muro o pared  que pueda pintarse (también puede ser una hoja grande de papel de embalaje, o un cartón de grandes dimensiones)
  • Pinturas con los colores del arcoíris: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul y morado.
  • ¡Manos dispuestas a ensuciarse y dejar su huella!

La realización es muy fácil. Solo hay que ir estampando hileras de huellas de un mismo color, en forma de arco. Empezamos con la hilera más grande, la roja, y luego seguimos con las hileras interiores, en el siguiente orden: anaranjado,  amarillo, verde, azul y morado.

Para transformar la pared en un verdadero paisaje, antes de hacer el arcoíris se puede pintar una base celeste, imitando el cielo. Una vez creado el arcoíris, se dibujan nubes con pintura blanca, y algunas aves con pintura oscura. Esta alternativa también es una original opción para decorar el dormitorio infantil o el sector de juegos en el jardín.