Animalitos de piedra

Diviértete pintando piedras con formas de animales, para decorar o jugar.


Las piedras del jardín o la playa son elementos muy útiles para hacer manualidades, ya que podemos pintarlas dándoles variados diseños. En esta ocasión, veremos cómo pintar unos cantos rodados para darles forma de animales, y crear bonitos adornos o una colección de animalitos para jugar.

Para todas las variantes, sólo necesitaremos piedras, un lápiz, pinturas y laca transparente. Es importante que las piedras estén bien lisas, por lo que es conveniente lijarlas si tienen alguna imperfección.

Insectos:

Estos simpáticos insectos son estupendos para adornar el jardín. Lo primero que vamos a hacer es diseñar con el lápiz las divisiones básicas de los diferentes bichitos: la cara, las alas, el cuerpo… Luego pintamos estas secciones con los colores de base (por ejemplo, amarillo y negro para las abejas). Cuando esta pintura seque, marcamos con negro las divisiones y completamos los detalles (antenas, ojos, boca, lunares). Dejamos secar, pasamos laca para darle brillo, y ya tenemos listos nuestros coloridos insectos de piedra.

Pececitos:

Para los pececitos es conveniente elegir piedras bien planas, de forma cercana a un triángulo. En la arista más ancha, vamos a realizar los ojos y la boca, y en la más angosta, la cola. Lo primero que haremos es pintar las dos caras de la piedra con un color de base. Cuando seque, dibujamos con otros colores todos los detalles del pez: escamas, aletas, bronquios, ojos, cola, burbujas, manchas… Al igual que con los insectos, pasamos laca al final para dar brillo al trabajo. Estos pececitos de colores son ideales para decorar una pecera o piscina.

Tortugas:

Hay piedras con formas extrañas, que invitan a hacer un tipo específico de animalito. Si encuentras piedras divididas en una parte grande y otra pequeña, no dudes en pintar una bonita tortuga, utilizando tonos verdes y marrones. La sección más alta de la piedra será la caparazón, mientras que la pequeña será la cabecita de la tortuga.

 

Búhos:

Los búhos son muy sencillos de hacer, ya que no requieren ser pintados en su totalidad. Ara los búhos necesitaremos piedras alargadas, puesto que haremos la cabeza en la parte más angosta. Lo primero que haremos es pintar la cabeza de blanco y, cuando haya secado, completar los detalles (pluma, pico y ojos) con negro. Luego pintamos algunas plumas en el cuerpo, utilizando un pincel bien fino con pintura marrón. Parte del cuerpo puede quedar del color natural de la piedra, pues es similar a las plumas del búho.

 

Anímate con todos los animalitos que quieras, aprovechando las distintas formas de las piedras. Si usas piedras de distintos tamaños, crearás familias enteras de animales para divertirte jugando.

 

Piedras numéricas

Con un poco de pintura podrás realizar estas coloridas piedras numéricas, para aprender las sumas y restas de la manera más entretenida.

Jugar es la forma más divertida de aprender, y sin dudas una de las más eficaces. ¿Qué te parece practicar las sumas y restas con estas simpáticas piedras pintadas? No solo te vas a entretener haciendo una linda manualidad con materiales que encontramos en el jardín, sino que también aprenderás a dominar los números.

Para estas piedras numéricas, vamos a necesitar:

23 piedras lisas y aplanadas, de tamaño mediano
Pinturas acrílicas de colores
Pincel
Marcador indeleble negro

Procedimiento:

1.    Lavamos las piedras y las dejamos secar bien, hasta que se haya ido toda la humedad.
2.    Pinta las piedras de un lado con los colores que prefieras. Deja secar y píntalas del otro lado.
3.    Cuando la pintura esté bien seca, escribimos en cada piedra un número o signo con marcador indeleble. Realizamos dos series de números del 0 al 9, y en las tres piedras restantes (preferiblemente de un color distintivo) escribimos los signos de más, menos e igual. Si estás más avanzado, puedes agregar signo de multiplicación y división.
4.    Ya podemos guardar nuestras coloridas piedras numéricas en una caja o bolsita, para que ninguna se pierda. Así las tendrás siempre listas para jugar y ejercitar a la hora que quieras.

Variantes: Las piedras pintadas son una excelente manualidad para todo tipo de juegos didácticos. En vez de números, puedes pintar letras o sílabas para formar palabras. En el caso de los niños más pequeños, las piedras pintadas sin inscripciones son un fantástico juego para aprender los colores. También puede optarse por pintar formas geométricas y figuras, o distintas cantidades de puntos para aprender los números.