Cómo hacer souvenirs fáciles para nacimiento o bautismo

La llegada de un bebé al hogar siempre es motivo de festejos. Para conmemorar esta fecha tan especial realizaremos unos souvenirs muy simpáticos con forma de ratón.

Cuando llega un bebé al hogar siempre queremos recordar ese momento de manera especial y compartirlo con todos aquellos a quienes queremos. Para ello, nada mejor que un souvenir que conmemore esa nueva vida que tanta alegría nos trae.

Hoy te contaré cómo hacer un precioso souvenir de tela esponja. Este simpático ratoncito es ideal para recordar la venida de tu bebé y puedes hacerlo de manera muy sencilla. También puedes cambiar su tamaño y colores, para que este mismo motivo sirva como adorno para el ajuar del bebé o para decorar su cunita o realizar un móvil con ellos.

Materiales:

• tela esponja o similar en varios colores
• cuentas pequeñas negras para los ojos
• alambre fino para la colita
• cordón de algodón blanco
• cinta bebé rosa o celeste (según el sexo del bebé)
• guata o vellón para el relleno
• pintura acrílica rosa
• pincel
• tijera
• aguja e hilo

Procedimiento paso a paso:

Imprimimos el molde de la fotografía y lo recortamos. Marcamos la tela con el molde y cortamos.

Doblamos el cuerpo del ratón por la mitad y lo cosemos por el revés de la tela. Cuidando de dejar un trozo sin coser para dar vuelta y rellenar.

Una vez cosido, lo damos vuelta y lo rellenamos con la guata. Luego pasamos una bastilla (costura doble de puntada pequeña) por el borde del cuerpecito y lo cerramos como muestra la figura. Tenemos el cuerpo del ratón listo.

Preparamos la pintura y mojamos el pincel, descargamos hasta dejarlo casi seco en un papel absorbente. Pintamos las mejillas del ratón y dejamos secar.

Ahora pasamos a las orejas, cortamos dos piezas del mismo color que el cuerpo y las otras dos en rosa o un color que sirva para el interior de la oreja. Las cosemos dejando la base abierta para darlas vuelta. Las volteamos del derecho y cosemos al cuerpito. Debemos cuidar de ubicarlas bien centradas para que nuestro pequeño ratoncito no quede con sus orejas torcidas.

Cortamos los moldes de los ojos y pasamos una bastilla por el contorno. Rellenamos y fruncimos. Como los ojos se forman con una pieza entera de tela, cuando estén rellenos los dividiremos con una costura muy fuerte y apretada, de modo que formen dos bolitas parejas. Recuerda que de lo contrario nos quedarán los ojos diferentes (lo cual puede quedar muy cómico o terrible). Cuando están listos, les cosemos las cuentas negras y los pegamos debajo de las orejas. Ahora tenemos el ratoncito casi listo.

Para hacer la cola, pasamos el trozo de alambre por dentro del cordón de algodón y luego lo curvamos para darle movimiento a la cola. Cosemos la cola al cuerpo de modo que quede levantada y firme.

Para adornar nuestro ratoncito le colocamos un lazo en la punta del rabo. Listo, ya tienes tu souvenir.