Golosinas caseras para el día del niño

Con estas sencillas recetas tendrás unas deliciosas opciones para preparar golosinas caseras durante este Día del Niño.


El Día del Niño es una ocasión especial para disfrutar en familia, haciendo actividades diferentes a las de todos los días. Una actividad estupenda es preparar nuestras propias golosinas, para deleitarnos con exquisitos dulces caseros. Estas recetas son muy sencillas, pero requieren la supervisión de un adulto. ¡Verás qué divertido es experimentar en la cocina!

1.    Gominolas

Las gominolas, gomitas o pastillas de gomas son una de las golosinas preferidas por los más pequeños. Si comerlas es divertido, también lo es prepararlas de forma casera. Además, ¡siempre resultarán más saludables que las compradas en el  quiosco!

Vamos a necesitar:

7 cucharadas de gelatina sin sabor
3 tazas de azúcar
2 tazas de agua
1 taza de gelatina con sabor

Elaboración:

Colocamos en una olla la gelatina sin sabor, el azúcar y el agua, y la llevamos al fuego revolviendo sin parar con cuchara de madera, hasta que comience a hervir. En ese momento añadimos la gelatina con sabor, y dejamos hervir hasta que la preparación espese y se forme una lámina en la superficie.

A continuación, mojamos un molde rectangular con agua fría, y colocamos la preparación, dejando reposar hasta el otro día. Cuando la mezcla esté firme, cortamos las gominolas con la ayuda de un cortador. Puedes darles forma de cubo, triángulo, flores, o las que más te gusten. Pasa cada gominola por azúcar, para decorar. Deja reposar y guárdalas en un recipiente bien cerrado.

Haz gominolas de varios gustos (usando diferentes sabores de gelatinas), para combinar diversos colores sobre una bandeja.

2.    Trufas de chocolate

En solo veinte minutos tendrás unos exquisitos bocaditos de chocolate, dignos de una bombonería de primer nivel.

Ingredientes:

1 lata de leche condensada
galletitas María
cacao en polvo

Preparación:

Machacamos las galletas en un mortero, hasta que queden desmenuzadas en trozos bien pequeños.
Las colocamos en un recipiente y vertimos la leche condensada y el cacao, mezclando todo con las manos, hasta que quede una mezcla espesa. Si todavía está muy líquida, echamos más cacao, hasta lograr una consistencia firme.

A continuación, con la mezcla hacemos bolitas para armar las trufas, las colocamos en una bandeja y las dejamos enfriar. En menos de lo que compramos una caja de bombones, hemos preparado unas deliciosas trufas para endulzar la tarde.

3.    Garrapiñadas

Las garrapiñadas son la golosina perfecta para disfrutar mientras vemos una película o nos divertimos con un juego de mesa en familia. Para hacer esta receta debemos tener mucho cuidado, ya que trabajaremos con azúcar bien caliente.

Ingredientes:
3/4 tazas de azúcar
1 taza de maní crudo
3 tazas de agua

Preparación

Colocamos todos los ingredientes en una cacerola pequeña. Cocinamos a fuego lento hasta que el agua se haya evaporado. En ese momento, comenzamos a revolver constantemente, para que el almíbar del azúcar se adhiera al maní. Cuando se haya adherido, colocamos el maní en una fuente y lo llevamos unos minutos al horno, con temperatura bien baja, para que las garrapiñadas se sequen y queden crocantes. Dejamos enfriar a temperatura ambiente, y ya están listas para comer. Podemos envolverlas en bolsitas de celofán, como hacen los garrapiñeros en el mercado. Bien envueltas, las garrapiñadas se conservan durante dos semanas.

Golosinas para el día del niño

El Día del Niño es una ocasión especial para disfrutar en familia, haciendo actividades diferentes a las de todos los días. Una actividad estupenda es preparar nuestras propias golosinas, para deleitarnos con exquisitos dulces caseros. Estas recetas son muy sencillas, pero requieren la supervisión de un adulto. ¡Verás qué divertido es experimentar en la cocina!

1. Gominolas

Las gominolas, gomitas o pastillas de gomas son una de las golosinas preferidas por los más pequeños. Si comerlas es divertido, también lo es prepararlas de forma casera. Además, ¡siempre resultarán más saludables que las compradas en el quiosco!

Vamos a necesitar:

7 cucharadas de gelatina sin sabor

3 tazas de azúcar

2 tazas de agua

1 taza de gelatina con sabor

Elaboración:

Colocamos en una olla la gelatina sin sabor, el azúcar y el agua, y la llevamos al fuego revolviendo sin parar con cuchara de madera, hasta que comience a hervir. En ese momento añadimos la gelatina con sabor, y dejamos hervir hasta que la preparación espese y se forme una lámina en la superficie.

A continuación, mojamos un molde rectangular con agua fría, y colocamos la preparación, dejando reposar hasta el otro día. Cuando la mezcla esté firme, cortamos las gominolas con la ayuda de un cortador. Puedes darles forma de cubo, triángulo, flores, o las que más te gusten. Pasa cada gominola por azúcar, para decorar. Deja reposar y guárdalas en un recipiente bien cerrado.

Haz gominolas de varios gustos (usando diferentes sabores de gelatinas), para combinar diversos colores sobre una bandeja.

2. Trufas de chocolate

En solo veinte minutos tendrás unos exquisitos bocaditos de chocolate, dignos de una bombonería de primer nivel.

Ingredientes:

  • 1 lata de leche condensada
  • galletitas María
  • cacao en polvo

Preparación:

Machacamos las galletas en un mortero, hasta que queden desmenuzadas en trozos bien pequeños.

Las colocamos en un recipiente y vertimos la leche condensada y el cacao, mezclando todo con las manos, hasta que quede una mezcla espesa. Si todavía está muy líquida, echamos más cacao, hasta lograr una consistencia firme.

A continuación, con la mezcla hacemos bolitas para armar las trufas, las colocamos en una bandeja y las dejamos enfriar. En menos de lo que compramos una caja de bombones, hemos preparado unas deliciosas trufas para endulzar la tarde.

3. Garrapiñadas


Las garrapiñadas son la golosina perfecta para disfrutar mientras vemos una película o nos divertimos con un juego de mesa en familia. Para hacer esta receta debemos tener mucho cuidado, ya que trabajaremos con azúcar bien caliente.

Ingredientes:
*3/4 tazas de azúcar
*1 taza de maní crudo
*3 tazas de agua


Colocamos todos los ingredientes en una cacerola pequeña. Cocinamos a fuego lento hasta que el agua se haya evaporado. En ese momento, comenzamos a revolver constantemente, para que el almíbar del azúcar se adhiera al maní. Cuando se haya adherido, colocamos el maní en una fuente y lo llevamos unos minutos al horno, con temperatura bien baja, para que las garrapiñadas se sequen y queden crocantes. Dejamos enfriar a temperatura ambiente, y ya están listas para comer. Podemos envolverlas en bolsitas de celofán, como hacen los garrapiñeros en el mercado. Bien envueltas, las garrapiñadas se conservan durante dos semanas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *