Cómo hacer un revistero con cajas recicladas

Descubre cómo hacer un revistero con cajas recicladas.

Cómo hacer un revistero con cajas recicladas

Donde hay niños el desorden es inevitable, pero con un poco de ingenio podemos convertir la tarea de ordenar en una agradable, divertida y útil manualidad infantil, para que ellos mismos fabriquen recipientes de almacenaje para sus pertenencias. Para ello, nada mejor que las cajas de cartón de variados tamaños, que nos permiten crear espacios de almacenaje. En este caso veremos cómo hacer un revistero con cajas recicladas.

Con esta manualidad, solucionamos el problema del orden y enseñamos el valor del reciclaje a los niños. Por otra parte, las manualidades no sólo representan un momento de diversión, sino que favorecen el desarrollo motriz y la creatividad de los pequeños.

Cómo hacer un revistero con cajas recicladas

Materiales para hacer un revistero con cajas recicladas

  • cajas de cereales
  • papel decorado u hojas de revistas
  • cinta de enmascarar o cinta celo japonés
  • tijera
  • pegamento
  • rotulador negro y regla

Lo primero que debes hacer es conseguir tus cajas de cereales vacías. Puedes pedírselas a mamá, la abuela o un migo. Cerciórate de que las cajas estén limpias y secas.

Antes de dar forma a tu caja de cereales, refuerza su fondo con cinta de enmascarar o cinta celo japonés, así evitarás que se desfonde con el peso de las revistas.

Ahora traza una línea inclinada en el costado de la caja, desde la esquina superior izquierda hasta un tercio de la altura del lado contrario. Haz lo mismo en las dos caras mayores de la caja para que coincidan.

Con la tijera corta la caja de cereales por la línea que marcaste. Ten cuidado de que queden parejos los bordes.

Recorta el papel decorado (puede ser papel de regalo, periódico u hojas de revista si lo prefieres) con la forma de la caja.

Cubre cada cara de la caja con el pegamento, cuidando de distribuirlo uniformemente en una película fina y ve pegando el papel desde el borde superior hasta abajo. Puedes ayudarte con un paño limpio para alisar el papel para que no queden burbujas. Déjalo secar al menos un día completo.

Puedes forrar también el interior de tu revistero para que quede más bonito. Si deseas proteger el papel y darle un acabado más profesional, puedes utilizar barniz incoloro o la laca para el cabello de mamá.